Search
  • Jose Guillen

Construyendo en tiempos de Crisis

Frecuentemente me preguntan cómo la situación actual ( covid19 + crisis financiera mundial+ gobiernos o políticos de “turno” ) ha afectado a mi empresa, a lo que respondo en seguida: primero, no es mía, es de todos lo que en ella participan incluyendo a los clientes, y segundo, nosotros ya habíamos dado el paso a “el cambio”, eso que todos llaman ahora, “lo nuevo que viene”, tomamos la decisión de trabajar en modelos sostenibles y con planteamientos inclusivos, tales como la economía colaborativa y circular, menos empleados y más socios, transformación y no ventas, calidad, calidad, calidad, entre otros conceptos muy interesantes y disruptivos.


¿Y cómo les ha funcionado con esto de las “crisis” ?


Muy bien, respondo, todos generamos riqueza con equidad, y todos recibimos riqueza con equidad, además, nuestro producto ha desarrollado a través del tiempo un valor agregado de calidad y rigurosidad, ya no es solo un servicio, es un producto tangible que se refleja en los costos, tiempos e impacto social o ambiental, y ese es el mensaje que enviamos a nuestra audiencia.


Y como se logra ese cambio en estos tiempos de “crisis” ?


Primeramente, es un trabajo personal e interior, de aceptación y de coraje, y sobre todo de no resistirse al cambio, además de tener disciplina en la correcta comunicación mediante el buen y correcto ejemplo.


Crisis, esa palabra tiene dos significados, “peligro y oportunidad”, simultáneamente, sin Crisis, no habría “resiliencia” y “frugalidad”; dos palabras invisibles hoy en día en nuestra vida diaria, dos conceptos que necesitamos trabajar, es justo y necesario, para el planeta, para la economía, ya que sin esto básicamente, cualquier intento tecnológico, químico o técnico, serán insuficientes.


Yo lo pondría de este modo para efectos prácticos en mi actividad de arquitectura y Construcción:

Peligro = todo lo que acontece a nuestro alrededor al día de hoy, pero no nos afecta, solo lo dejamos pasar a través nuestro como si fuésemos invisibles, y entonces así, aceptándolo y no resistiendo, tomamos decisiones más asertivas, creativas y autocriticas, sin peligro, nada nuevo ni bueno sucedería en esta vida y en nuestros negocios.


Resiliencia = modificar (se), transformar (se), aceptar (se), empezar de nuevo pero no de cero, si no desde a experiencia, marcha atrás y retomar una nueva dirección con mejores objetivos, más frescos y más sanos, según la situación global.


Oportunidad = inversión en energías, sistemas o metodologías más sustentables, colaboración entre empresa privada y entes públicos para el bien común, nuevas tecnologías y plataformas surgen de esta etapa para mejorar la conectividad y los procesos, nuevos materiales y sistemas de ensamblaje nos permiten construir más eficientes, aquí la necesidad se vuelve la madre de toda creatividad.


Frugalidad = diseñar y construir lo que realmente necesito y lo que puedo pagar sin tener estrés económico, y que refleje lo que realmente necesito en este momento presente, entregándome a la simplicidad sin sacrificar la confortabilidad y la belleza artística, es obtener un producto más razonable con el medio ambiente natural, económico y social, que refleje realmente el proceso de cambio y sea un ejemplo para la audiencia.


Si no resolvemos con sinceridad los puntos anteriores, pues nada pasa y todo sigue tal y como lo vemos en las noticias, y como dijo Einstein, la locura humana, es esperar resultados diferentes, haciendo lo mismo una y otra vez…


Si aceptamos con gratitud el mensaje de “lo nuevo, el cambio o la crisis”, pues ya habremos dado el primer paso, y podremos continuar ahora sí, con la etapa de transformación técnica y económica de nuestro negocio, nuestro caso, cómo construir en tiempos de crisis.


Construir arquitectura y planos inteligentes, claros, concisos, a la medida del proyecto, con ingeniería de valor y que sea tan simple y sencillos de leer por cualquier persona, así como un buen libro; para esto, se requiere ahora sí, trabajar todos los ingenieros y arquitectos juntos, topógrafos, ambientales y constructores, como se supone debería haber sido.


Construir confianza y asertividad en los números, en los presupuestos, en la estrategia de construcción, en los cronogramas de obra, en la administración de campo y una proveeduría de calidad, en la búsqueda de nuevas alternativas de construcción, nuevos productos locales; nuevas empresas van a emerger de este punto, esto promueve el desarrollo económico local, y riqueza para todos.


Construir un proyecto sostenible, no solo como un producto, si no como un proceso también, para esto, compartir los mismos valores, principios y ética es fundamental, aquí no hay ahorro, hay inversión a largo plazo; el planeta y las futuras generaciones se lo van a agradecer.

Construir un equipo de trabajo especializado, consiente y comprometido con las metodologías y pensamientos filosóficos de la empresa, del cliente y del país, no es entrenar personal para un proyecto, es hacerlos participes y entendidos de cuan importantes son para el proyecto, y que su aporte, será bien recompensado no solo con beneficios económicos, si no, sociales, de salud y educación.


Finalmente, y lo más sencillo, construir el proyecto, con las reglamentaciones que solicitan las diferentes instituciones, de salud, salud ocupacional, buenas practicas constructivas y sostenibles, etc…y para esto no hay secretos ni recetas, al final del día, la única diferencia entre un constructor raso y un constructor de constructores, podría ser la calidad de sus ideales.


¿Claro entendido, suena genial, pero es rentable y sostenible?





Bueno, después de tanto tiempo en esta actividad y basado en mis experiencias, aprendí de las 101 formas de cómo no se debe construir un proyecto, y esto nos ha permitido mantener un estándar de calidad y costos promedio y bastante competentes, ya que cada día que pasa, y cada proyecto en el que participamos, mejoramos la receta, y he ahí nuestro valor fundamental como empresa, la búsqueda de la excelencia, eso no tiene precio….


Y sobre las complicaciones en los procesos constructivos con esta situación actual COVID19 ?


Hoy en día la técnica y la tecnología de la mano, permiten realizar mejores procesos logísticos en menor tiempo, la Técnica y Tecnología, nos permiten tener nuevos materiales alternativos y súper eficientes, también sistemas pre-fabricados locales con acabados muy creativos y sostenibles, así como energías limpias y menor uso de recursos, menor desperdicio y menor impacto al medio ambiente.

Respecto a restricciones, cuarentenas, horarios especiales, medidas atípicas, higiene, etc… considero que es lógico que sea así, y siempre debería de ser así, todo más cuidados, saludable y ordenado, en fin, mejor planificación en general y tener la dedicación y el tiempo para ello, aunque haya que detenerse en el camino para reflexionar.

Ya pasaron los tiempos de hacer y deshacer a diestra y siniestra, concretos por doquier, suciedad, montañas de desperdicios, pésimas condiciones laborales, “baches”, entregas apresuradas por el consumismo exacerbado e innecesario, desarrollo sin calidad ni calidez, especulación financiera permitida, todo esto conlleva a la aniquilación de la naturaleza humana, del medio ambiente, y a la volatilidad económica, esa es nuestra verdadera enfermedad, ese es el verdadero virus, la locura humana.


Al fin y al cabo, como todo en esta vida, sobrevive el que más se adapta al cambio, no el más grande ni el más fuerte o el más inteligente, y así veremos con estas “Crisis” un mensaje para todos nosotros, a todos por igual, cuidarnos y cuidar, trascender esta realidad, construir hogares y menos tumbas, y dejar de llevar nuestras espaldas el peso insoportable, el nombre de todo aquello con lo que arrasamos…

0 views

© 2014 by Artesano Costa Rica

Jose Guillen (506) 8840 5711  / Tim Feyereisen / ( 506 ) 7240 4636 / WhatsApp (506) 7019 0919